viernes, 12 de febrero de 2010

Las llaves


Hoy, me ha parecido gracioso, pues al volver de compras de Jaén, mi esposo me ha propuesto llegar al concesionario donde compre el coche para que nos vieran lo de las llaves. Las llaves del coche son las típicas que son un mando a distancia para abrir el cierre centralizado. Digo típicas, pues últimamente son todas las llaves de los coches nuevos así. Pues las susodichas se habían estropeado. Después de unas comprobaciones, el chico del taller hizo unos ajustes en el mismo arrancado del coche y, “eureka”, dio con la tecla y funcionaron perfectamente. Al volver para Martos le comentaba a mi marido “Menos mal que ha sido poco, es que cuando llueve como ayer y vas con el peque es una lata el tener que abrir, meter y cerrar el coche desde la cerradura”… es mas rápido enfocar y darle a la tecla correspondiente… y es verdad, después de reflexionar el me contesto “Nos hemos vuelto tan cómodos con tantas cosas”.
Antes no había mando de la tele y te levantabas para poder cambiar de canal, hoy te tiras en el sofá y no te mueve ni Dios de allí. Entonces recordé cuando tenía en mi casa un Simca 1200 que con un destornillador le habrías la puerta del conductor y lo arrancabas, eso si, nunca se entero ningún caco. Casi han pasado a la historia esos coches en los cuales tenías que alargar el brazo para abrir los pestillos del resto de las puertas. Cuando yo me saque el carnet solía coger un “panda” de estas caracteristicas. Mis amigos estaban acostumbrados a esperar a que les abriera. El primer coche que cogí con cierre centralizado fue un Opel Kadet, era gracioso ver como se quedaba mis amigos esperando a que les abriera y como les tenia que hacer señales desde dentro para que entraran… la costumbre, claro.
Hoy, cuando recuerdo todo esto se me viene una sonrisa de aquellos tiempos. Era una aventura salir a la carretera con aquel primer coche que su luz larga era la corta de mi coche actual. Que llego el pobre a estar tan viejecito que se le bajaba el relenti cada dos por tres y se paraba en cada stop.
Todo esto lo iba pensando de vuelta al pueblo, y desde luego, aunque esas cosas se queden como algo romantico, en el fondo me alegraba de todos estos avances.

9 comentarios:

MIC dijo...

La técnica una maravilla.
El problema, que cuando falla, nos faltan recursos:)
Un bs
Luisa

Ana dijo...

Pues si.. hay que ir al especialista a que te lo arreglen. Mira mi Simca 1200, que se rompio la cerradura de la puerta del piloto y el arranque, pues nada, se arreglo con un destornillador.. pero lo destornillante es que El Panda, mi primer coche, se le fue tambien el sistema de arranque y al final de su larga existencia, pues duro muchos años tenia que arrancarlo haciendole el puente, me converti en "caco" de mi propio coche, era divertido y destornillante para mis amigos. Aquellos años locos en los cuales no necesitabas tantas cosas.
Besos Luisa!

Tere dijo...

Jaja es verdad a veces no nos acordamos cuando no habia mando de la tele,cuando no habia moviles y demas y viviamos igual de bien jaja Y ahora tenemos tantas comidades queno reparamos en esas cosas.

Me alegro que se haya solucionado lo de las llaves del coche.

Besosss

marimer dijo...

Pues sí Ana, que llevas razón.
Deberíamos vivir unas cuantas semanas así para que nuestr@s hij@s no se quejen tanto y todos valoráramos lo que tenemos y no desear y quejarnos tanto.
Besssssos

SOLE dijo...

Que razón tienes Ana, uno se acostumbra pronto a lo bueno y cuando nos quitan esas comodidades parece que se acabe el mundo.
Jaja, menos mal que arreglaste el tema de la llave.
Un beso guapa
MUCKKKKK

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Ana!
“La técnica tiene estas cosas”
pero los recuerdos de aquellas otras cosas,
Son realmente las que nos hacen valorar
el paso de nuestro, tiempo.
¿No?
¡Qué tiempos aquellos del Sinca mil…!

Saludos de J.M. Ojeda

Ricardo Baticón dijo...

Hola Ana

pues sí, totalmente de acuerdo con el tema que expones. El otro día lo hablaba con un amigo... tenemos tantas facilidades ahora que nos estamos volviendo vagos. Antes esperábamos el bus 15-20 minutos y no pasaba nada, ahora esperar más de 4 minutos al metro nos desesperar... Lo que comentas del coche, los mandos a distancia de la tele, la velocidad en internet... todo, ya no hay paciencia. Somos unos comodones.

Saludos!

Jesús dijo...

El recordar nos obliga a valorar lo que tenemos.
Y la sonrisa al recordar, lo que tuvimos.

Un besote

Ana dijo...

Respecto al movil quizás mejor, pues nos podiamos escabullir si no queriamos ser localizados... jeje... aunque estan bien los avances!
Besos tere!
-----------------

No se si nuestros hijos aguantaran sin tantas comodidades.. los mios quizás si pues son pequeños y les da todo igual.
Besos Marimer!
------------------

Se arreglo, pero que he pasado unos días "a la antigua usanza" y se nota.. ya ves.
Besos Sole!
----------------

Unos tiempos fantasticos, la verdad.. no es para menos.
Besos JM!
-----------------

La impaciencia es una de las cosas que nos brinda la vida tan ajetreada de hoy en día, que no llegamos!!! pero al final se llega a todos los sitios.
Besos Ricardo!
----------------

Poetico y verdad... las cosas así te hacen recordar y es total!
Besos Jesus!