jueves, 30 de abril de 2009

La Alianza.


La noche tocaba a su fin. Era una noche en la cual no hacia ni frió ni calor. Una noche de verano que invitaba a pasear, a sentarse en un velador de un bar con un rico helado para desgustarlo y con una buena conversación. Una noche que llegaba a el punto en que él se tenia que marchar y dejaba en la puerta de su casa a la chica con la que compartia ultimamente sus horas.
Ella lo miraba con una sonrisa encantadora. La despedida se alargaba mas de la cuenta y se dio cuenta de que estaba mas inquieto que de costumbre. Llevaban casi un año saliendo y ya lo conocía algo mas.
- Bueno, me voy a casa.- dijo ella sin arrancar un paso.
- Vale.- La beso y se espero un poco mientras ella introducía las llaves en la puerta de entrada.- Espera... -
Ella se dio la vuelta de nuevo y lo miro a los ojos, estos brillaban. Se acerco al coche y busco algo en la guantera, era un paquetito pequeño envuelto en papel de regalo.
- Toma.. - dijo mientras le alargaba el obsequio.
Lo abrió emocionada y debajo del papel se encontró una cajetita pequeña con el logo de una joyería. El nervio le subió por todo el cuerpo y las manos le temblaban al abrirlo. Dos alianzas resplandecieron dentro. Se miraron en silencio y sin palabras él comprendio lo que ella le pedía. Cogió la alianza de ella y se la puso en el dedo correspondiente, de esa manera afirmo que querían ser algo mas que amigos, ella hizo lo mismo por él. Se besaron con ternura mientras la noche invitaba a pasear de nuevo. Se dieron un largo paseo abrazados bajo la luna para calmar los nervios iniciales y después se despidieron de nuevo en la puerta de la casa de ella.
Unos años mas tarde, con esa misma alianza, confirmaron su amor ante Dios. Esa alianza solo salio del dedo de ella para ser puesta en el dedo de la otra mano, y al día de hoy sigue ocupando su lugar. Cada vez que la mira recuerda aquel momento mágico en que todo empezó.. y desea con toda su alma que jamas deje de ocupar ese sitio tan importante en su vida, en su corazón.

4 comentarios:

Carlos dijo...

Precioso Ana..., espero que la magia de ese momento que todavía inunda su corazón dure toda la vida, es algo muy hermoso. Un abrazo.

noeli dijo...

que bonito amiga, y mágico, graciass, muaaaaa, muchos besitos

Ricardo Baticón dijo...

Hola Ana,

qué chula te ha quedado esta entrada. Nos deleitas con tu escritura!! Un abrazo

D´Paula dijo...

eres increible relatando. Me encanta ese toque tuyo, tan personal, que nos introduce en la escena.
Un beso