miércoles, 25 de noviembre de 2009

Paraíso inhabitado


El primer libro que recuerdo que leí y me gusto fue el de Paulina. Me lo mandaron en el cole, y lo tuvo que comprar mi madre para mi. Se perdió entre los primeros libros, quizás en la mudanza, no se... pero aun lo recuerdo como el libro que abrió mi gusto por leer.


Hace unas semanas termine Paraíso inhabitado, y entre sus paginas, me vi envuelta en aquella magia de la niñez. Habla del mundo secreto de una niña, una niña que ve magia donde otros no la ven.

¿Quien escribió estas dos historias que he leído a tantos años luz y que creo que quedaran para siempre en mi memoria?.... la gran Ana María Matute. Mujer de gran sensibilidad y dulzura.



Ana María Matute, nacía el 26 de Julio de 1926, fue la segunda de cinco hijos de una familia perteneciente a la pequeña burguesía catalana, conservadora y religiosa. Su padre, Facundo Matute, era un catalán propietario de una fábrica de paraguas. Durante su niñez, Matute vivió un tiempo considerable en Madrid, pero pocas de sus historias hablan sobre sus experiencias vividas en la capital de España.
Cuando Ana María Matute tenía cuatro años cae gravemente enferma. Por dicha razón, su familia la lleva a vivir con sus abuelos en Mansilla de la Sierra, un pueblo pequeño en las montañas riojanas. Matute dice que la gente de aquel pueblo la influenció profundamente. Dicha influencia puede ser vista en la obra antología Historias de la Artamilla 1961, la cual trata de gente que Matute conoció en Mansilla.
Ana María Matute tenía diez años de edad cuando comenzó la Guerra Civil Española de 1936. La violencia, el odio, la muerte, la miseria, la angustia y la extrema pobreza que siguieron a la guerra marcaron hondamente a su persona y a su narrativa. La de Matute es la infancia robada por el trauma de la guerra y las consecuencias psicológicas del conflicto y la posguerra en la mentalidad de una niña, y una juventud marcada por la Guerra, se reflejan en sus primeras obras literarias centradas en los "los niños asombrados" que veían y, muy a pesar suyo, tenían que entender los sin sentidos que les rodeaban. Características neorrealistas pueden ser observadas en obras como en «Los Abel» (1948), «Fiesta al noroeste» (1953), «Pequeño teatro» (1954), «Los hijos muertos» (1958) o «Los soldados lloran de noche» (1964). En todas estas obras, la mirada protagonista infantil o adolescente es lo más sobresaliente y marca un distanciamiento afectivo entre realidad y sentimiento o entendimiento. Son obras que se inician con gran lirismo y poco a poco se sumergen en un realismo exacerbado.
Mientras vivió en Castilla y León asistía a un colegio religioso de Madrid. Escribe su primera novela Pequeño Teatro a los 17 años de edad, pero fue publicada 11 años más tarde. En 1949, escribe Luciérnagas y queda semifinalista del Premio Nadal, sin embargo, la censura impide la publicación.
En 17 de noviembre de 1952, Matute se casa con el escritor Ramón Eugenio de Goicoechea. En 1954 nace su hijo Juan Pablo, al que le ha dedicado gran parte de sus obras infantiles. Se separa de su esposo en el año 1963. Como resultado de las leyes españolas, Matute no tenía derecho a ver a su hijo después de la separación, ya que su esposo obtuvo la tutela del niño. Esto le provocó problemas emocionales.
En 1976 estuvo nominada al Premio Nóbel de Literatura. Después de varios años de gran silencio narrativo, en 1984 obtuvo el Premio Nacional de Literatura Infantil con la obra «Sólo un pie descalzo». En 1996 publica Olvidado Rey Gudú y es elegida académica de la Real Academia Española de la Lengua donde ocupa el asiento K y se convierte en la tercera mujer aceptada dentro de ésta en los últimos 300 años.
Matute es también miembro honorario de la Hispanic Society of America. Existe un premio literario que lleva su nombre y sus libros han sido traducidos a 23 idiomas. En 2007 recibió el Premio Nacional de las Letras Españolas al conjunto de su labor literaria.
Matute es profesora de la universidad y viaja a muchas ciudades para dar conferencias, especialmente a los Estados Unidos. Ella se da a conocer por sus discursos sobre los beneficios de los cambios emocionales, los cambios constantes del ser humano y cómo la inocencia nunca se pierde completamente. Ella dice que, aunque su cuerpo es viejo, su corazón todavía es joven.

Pues hay se queda una pequeña biografía de esta gran escritora. Os invito a que leáis algunos de sus libros, y os dejo la recomendación de este último que yo he leído, Paraíso inhabitado.

3 comentarios:

Jose dijo...

Hola Ana. Gracias po tus comentarios. Y si Ana María Matute.Sobran las plabras, hace años leí Olvidado rey gudú y me preció fanastico. Intentaré leer algunos de los que recomiendas, así que un saludo.

Xavi :) dijo...

Hola Ana, soy Xavi el autor del blog www.xavierva.blogspot.com
Muchas gracias por el artículo, es de agradecer que haya gente que todabía comentemos novelas así.
Cuando terminé de leer Paraíso Inhabitado encontre bastantes puntos autobiográficos tu no?.
Escribo mi blog en catalán, aunque supongo que con traductores y un poquito de intuición se puede entender :) (ya haré algo en castellano)

Un placer haber encontrado tu blog.

Muchos besos

Xavi.

Ana dijo...

Ese libro lo he leido yo tambien, y me gusto un montón.
Besos Jose!
--------------

Gracias Xavi por tu visita, si escribes en catalan... uf.. menudo lio, aunque bueno, me pasare al fin y al cabo. Espero seguir encontrando tus comentarios.
Un saludo!