sábado, 8 de marzo de 2008

Y Nevo un ocho de Marzo!

Un frió terrible invadía el pequeño pueblo, una mujer estaba ya con dolores de parto, el pequeño o pequeña vendría pronto. La comadrona no llegaba. Después de darle aviso por fin alguien llamo a la puerta. Al abrir esta la sorpresa se dibujo en el rostro de la anciana, un chico joven le comunico que la comadrona estaba mala y que no bajaría. Lo comunico algo nerviosa a la familia y a pesar del mal tiempo el marido de la parturienta tomo una decisión. Monto a su esposa en el coche acompañada de la madre de esta y se marcho para la capital.
El dolor le llegaba continuo, tumbada casi practicamente en el asiento de atrás y envuelta en una manta, mordía para ahogar un desesperado grito que le subía por la garganta, no quería preocupar a su esposo que conducía. Después de lo que pareció un trayecto interminable se abrió la puerta del coche y llegaron por fin a la clínica privada que el hombre tenia en su seguro. El medio vio rápidamente el estado de la embarazada y esta ayudada por dos enfermeras monto en el potro de parto. La voz del medico le dijo que empujara, ella lo hizo con todas sus fuerzas. Cerro los ojos y la luz se fue, el sonido se extinguió y cuando volvió escucho por fin el llanto de su bebe. La vio por primera vez y dos lágrimas saltaron de sus ojos, "es una niña", escucho del medico. Esa niña peso cuatro kilos y medio al nacer y estaba fuerte y rolliza.

Se que parece algo repetitivo, pero lo que he relatado ha sido mi propio nacimiento tal y como me lo contó mi madre. Antes, lo normal era que los chiquillos nacieran en casa, sobre todo en los pueblos. Mi madre espero a la comadrona pero no llego por una jaqueca. Cuando mi padre volvió a Martos empezó a nevar, y me cuentan que con mi hermano mayor que ya estaba a punto de cumplir los tres años hicieron un gran muñeco de nieve en la puerta de casa. Se diría que yo nací un ocho de Marzo que nevo, y por lo visto no ha vuelto a pasar en 37 años.

Hoy me voy a dar un regalito para mi, y para eso he elegido un tema de un grupo que a mi me encanta. Creo que no he puesto aun nada de el, es gallego y cantan en gallego. Esta canción esta en directo y es una gozada para el oido.
El grupo, se llaman Luar Na Lubre, y la vocalista es Rosa Cebron. Quizas ella os suene de haber estado de colaboradora con Mike Oldfield en el Tubulard Bells III.

La canción se llama "Chove en Santiago", es curioso por que la música es de Luar Na Lubre, pero la letra es de el poeta Federico Garcia Lorca. Por lo visto estuvo un tiempo en Galicia y le cautivo.



Espero que lo disfruteis... Feliz Sabado y Domingo!! jejej!!

3 comentarios:

Tere dijo...

Holaaa Ana!!!

Si esque cada parto es una historia eh?!!!

Pues nada me pasaba a verte y a esuchar la cancion que has puesto que es preciosa y porsupuesto a leerte!!! jaja Que es martes y aun no me habia pasado a visitarte.

Un besicoooooo!!!

Ricardo Baticón dijo...

Muy buena también esta historia... y no ha vuelto a nevar en 37 años??... curioso. Por cierto...Felicididades!

Hace unos 4-5 años vi un concierto de Luar Na Lubre y será de lo mejor que he visto... con decirte que en el mes posterior me compré varios cds de ellos. Muy buenos y esta canción... una pasada.

Ana dijo...

Pues si, casa parto es una historia!! La música de Luar Na Lubre es genial, ¿verdad?.. algún día pondre algo mas.
Un beso!

Ricardo, a Luar Na Lubre lo vi yo en el 99 cuando fueron teloneros de Mike Oldfield y me paso algo parecido a lo tuyo, me compre varios cd y aun los disfruto mucho cuando los escucho.. Un saludo!