lunes, 22 de septiembre de 2008

El otoño.


Ya ha llegado, ya esta aquí, el otoño. Ha empezado con cielos nublados y torrenciales lluvias. Las hojas caen de los arboles, la fragancia de los pinos se intensifica, la tierra húmeda emite ese olor tan característico que tanto me gusta. Paseo tranquila, por el parque, saltando los pequeños charcos y recordando aquellas botas de agua que tenia cuando era pequeña para esta clase de días. Con las super botas que eran blancas, me llegaban casi a las rodillas y en el borde de arriba tenia soles amarillos, chapoteaba con alegría sabiendo que mis pies, estaban dentro, a salvo, enfundados en calentitos calcetines y resguardados de toda la tempestad que se desataban a su alrededor. Caminando me detuve en un sitio de la lonja donde unas escaleras sube por ambos lados de la segunda planta del parque. Desde allí se ve un paisaje singular, pues el verde se confunde con los edificios, y mas al fondo, se ve la gran peña de mi pueblo. Recordé, cuando nos veníamos a sentarnos mis amigas y yo, con una bolsa de gusanitos, a charlar de aquellas cosas que nos parecían sumamente importantes. Ahora, con una media sonrisa, las veo infantiles.
Mi paseo me llega a pasar por la gran avenida de abajo, que esta cubierta por una gruesa capa de hojas de los arboles. Ya no lo hago, pero cuando era mas enana. las pisaba y me encantaba el crujido que emitían al romperse. Corría como una loca, imaginando que si me paraba antes de llegar a un determinado punto, o pisaba fuera de aquel manto, caería en un negro agujero lleno de intrigantes y desconocidos peligros.
Al torcer la esquina de esa gran avenida, me encamino ya para la última fase de camino para el hogar. Entonces aspiro hondo y mis pulmones se impregnan de ese olor tan característico a oleo, aceite de lino, aguarrás, y otros tantos que se mezclan como en la paleta de un artista... y es que no es para menos, pues paso por la puerta de la casa de mi amigo Kinush, y esa es su descripción... gran persona... gran artista... no tiene otra. Entonces, recuerdo un dato tan tonto pero tan grande, y es que cuando aun no lo conocía, me paraba las notas de su piano, y me preguntaba quien seria el interprete que con tanta sensibilidad acariciaba las teclas.
Sigo adelante y paso por la puerta del colegio, tuerzo y al poco rato de caminar por fin llego a mi hogar. El paseo me ha dejado un extraño sabor nostálgico... y sin mas demora lo plasmo para vosotros, mis lectores...
Ya ha llegado, ya esta aquí... el otoño...

10 comentarios:

Kinush dijo...

yo también recuerdo aquellos paseos otoñales, por los álamos ya desaparecidos del parque..cuando salía con mi libreta de apuntes y dibujaba todo lo que me gustaba y te retrataba a ti...las miles de historias que nos contábamos. Todo aquello lo recuerdo con cariño y ahora el tímido sol que sale de vez en cuando tras la lluvia me trae los ecos de aquellos momentos. Eran tiempos de sueños, de vivir sin preocupaciones de tardes agradables con olor a tierra mojada, de reflejos infinitos en los charcos de la calle, de amistad en su más pura esencia.
Un beso Ana y gracias por esta entrada que me ha traído a la mente miles de recuerdos.

JORGE dijo...

Hummm.. el otoño... Cómo me has recordado esos paseos de pies asesinos de hojas moribundas por el parque... con ese claqueteo de los charcos pisados,con la mirada lánguida del lejano estío.. El otoño es el motor de nuestras emociones, la flor amanecida de todos nuestros deseos, la cuna del abrazo más esperado, por necesario, por solitario, por fresco ó casi frío. Y luego, la lluvia, placenta primigenia de los primeros besos robados a escondidas, cuna de los primeros abrazos bajo la luna.Fieles testigos de esas frutas que llegan al final de su ciclo, de esos racimos de mueren sabiendo que en su muerte está la vida, la luz que nacerá de nuevo, como el mejor de los vinos,al calor de una tarde lánguida en primavera.
Ojalá que las hojas caídas que pisamos no nos impidan levantar la mirada hacia esos nuevos brotes, hacia esa nueva hoja, que pronto engendrará el milagro de la vida, para acariciarnos de nuevo con los primeros rayos de sol de primavera..

d´paula dijo...

Kinush y Jorge ya lo ha dicho todo. He vivido varios otoños leyendo tu entrada.
Un beso

berrendita dijo...

Precioso otoño el que describes. Cierro los ojos y escucho la música de Kinush sentado al piano.

Besos a los dos.

Lola dijo...

Hola Ana

Preciosa estación esta del Otoño que ya asoma bajo los colores ocres y cinabrio. Me encanta la lluvia, me encanta su sonido.
Qué texto más bonito, Ana.
Un besazo.

RICARDO BATICÓN dijo...

Qué bonita entrada Ana... impresionante. Esta mañana cuando me iba a trabajar me reía en la radio con los de M-80 que decía la presentadora que el Otoño es el mes más soso, en el que no hay ni refranes y en el que no sabemos cómo vestir (si de verano o de invierno)... qué vamos todos como unos fantoches vestidos (en tono de humor)...

...Pero a mí es una estación que me encanta... y para hacer fotos a sus paisajes amarillos... el mejor mes.

Ana dijo...

Kinush sabes que la amistad en su mas pura esencia se refleja aun en los charcos de las calles, pues la nuestra aun perduda fresca en nuestros corazones.
Un beso muy entrañable!
---------------

Seguro que alzamos la vista y vemos esos brotes.. es precioso tu comentario, como todos los que haces.
Un beso Jorge.
----------------------

Si he podido inspirar un pequeño y agradable recuerdo, no habran caido en el vacio mis palabras.
Un beso D'Paula!
------------------

ahy Berrendita!, no sabes cuantas veces me he sentado yo tambien con Kinush en su casa a escucharlo tocar el piano.. ahora estamos los tres y ese beso tambien va para ti de nuestra parte... seguro que si!
-------------

Toda la melancolia que trae esta estación, es la misma que la hace hermosa.. Otoño.. se oye una canción.. y entre miles de gotas de agua asoma un pequeño y timido arco-iris!
Un beso Lola!
-------------

Desde luego que algo de razón tenia la de la radio, pues algunas veces no sabes si abrigarte o no.. pero para hacer buenas fotos, son los colores mas bonitos!
Un beso Ricardo!

Tere dijo...

Es bonita tu entrada,pero he de decirte que a mi me pone triste....aparte que es un lio lo de la ropa,nunca sabes que ponerte!!!!! jajjaja

Por lo demas me ha gustado mucho el post.

Besicos otoñales!!!

Ana dijo...

El otoño es que parece mas melancolico y mas triste porque lo relacionamos con el final de la luz, del calor del verano.. es el tiempo de agonia entre una estación y otra.. el preludio del ya duro invierno.. por eso pone triste.. aunque de esa melancolia saquemos frases bonitas..
Un beso Tere y animate!!

kokrann dijo...

Cada estación posee su encanto y el otoño no se queda atrás.

Para mí el otoño tiene ese punto de melancolía que ninguna otra estación ofrece...

Un abrazo y gracias por compartir esos pensamientos tan íntimos con nosotros.