miércoles, 30 de abril de 2008

Mayo


Mayo, el mes de las flores, el mes de María, el mes de las comuniones. Comuniones, niñas vestidas de blanco que parecen mini-novias. Niños vestidos de traje o de marinerito seriecitos y formaletes. Todos van hacia el altar, con los nervios encendidos, con el rostro iluminado, convencidos, de que algo maravilloso va a pasar. Llega el momento, comulgan por primera vez, reciben a Cristo en su interior, ¿que pasaran por sus cabecitas?, ¿que estarán pensando?, ¿en el sacramento cumplido, o en lo bien que se lo van a pasar una vez acabada la misa? ... Salen de la iglesia y cada uno se va a su banquete. Fotos, regalos, alegría.. todo flota en una burbuja multicolor.
Hoy me había propuesto hablar de las diferencias de las comuniones de antes y de ahora. De como se han multiplicado los medios en las iglesias a la hora de coger todas las instantáneas del niño leyendo, comulgando, entrando, saliendo, quien sabe, hasta bostezando. De como de una fiesta familiar se ha pasado a invitar a to quisqui como si fuera una boda. De como se han multiplicado los regalos, regalos y regalos hasta la saciedad. Más, la ilusión de los niños, sigue siendo la misma, pues los niños, siguen siendo niños.
Yo recuerdo de mi comunión, que fue un once de Mayo a las doce de la mañana. Lo recuerdo como un día especial desde que me levante. Lleno de nervios cuando tuve que leer la petición, que sabia practicamente de memoria, lleno de emoción cuando comulge, lleno de buenos acontecimientos cuando aquella noche cansada me dormí placidamente.
Mis únicos regalos fueron una esclava de plata, un reloj, una muñeca "Nancy" y un muñeco "Lucas". Al banquete, celebrado en el jardín de casa, acudió la familia, y yo, que era la que celebraba su comunión, invite a mis mejores amigos por aquella época. Entre mi madre y mi padre hicieron todos los preparativos de comida, bebida etc. El único recordatorio que di, fue la foto de estudio, por cierto, que es la única foto que tengo de tal evento. No tuve "paparachis" en misa ni fuera de ella.
Después de tantos años, aun recuerdo mi primera confesión, el viernes antes del gran día. Mis desvelos por no cometer ninguna imprudencia que pudiera enturbiar el momento tan esperado. Hoy sonrió al recordar la inocencia con la que vas al altar. Con los años, comprendes que el pecado y confesarse es algo mucho mas amplio que decir los pecadillos que de pequeña me atormentaban. Es una charla, es una profunda reflexión hacia el interior, y un mirar mas despejado hacia el futuro. Mas, una cosa no ha cambiado en mi, cuando voy a comulgar, aun siento ese nervio y ese cosquilleo de la primera vez.

11 comentarios:

D´Paula dijo...

¡Mi primera comunión....!, ¡hace tantos años....! Pero en aquel tiempo sí que era una fiesta exclusivamente familiar. Mi celebración fue en mi casa, en el piso donde vivía. Fue un desayuno a base de chocolate caliente, churros y picatostes. Cuatro amigos y familia muy muy directa. ¡Como ha cambiado todo!. Hoy los niños sienten que a su alrededor el acontecimiento soporta una fuerte carga de protocolos, invitaciones, salones, regalos, dinero..... Nada de eso existía antes, era mucho más sencillo, más bonito si cabe, aunque no se si llamarlo bonito, más íntimo.

Extensus dijo...

Leyendo tu post me he teletransportado al 8 de mayo de 1975.

kokrann dijo...

Mi primera comunión la recuerdo como algo muy especial.

Resulta curioso ver el vídeo que grabó mi padre ese día. Hace años que no veo ese vídeo pero lo recuerdo de tantas veces que lo he visto. Ahora me viene a la mente cómo cantaban mis dos primas quinceañeras en el banquete. Ahora ya rozan la treintena... Qué recuerdos...Hacía años que no lo recordaba.

Un beso

El Secreto Del Mundo dijo...

que bonito recordar cosas del pasado...
besos

Ana dijo...

Jo... ya ves, el chocolate con churro, ya me lo ha contado alguna que otra persona que eso era tradicional en las comuniones de hace ya algunos años.. y no creas, pienso que es una bonita costumbre, y ya, con las prisas, el video, el fotografo metido desde que la niñ@ se empieza a vestir ect. ¿a quien le queda tiempo para un chocolate con churros?
Un saludo d'paula

Supongo que el 8 de Mayo de 1975 hiciste la comunión, y si te he teletransportado, sería algo similar. Tus mejores amigos invitados, la familia, en casa.. vamos, los nervios del momento.. una experiencia muy bonita en la vida.. me alegro de que te hayas teletransportado y de que haya sido para que apareciera una sonrisa en tu rostro.
Un saludo Extensus

Espero que tus primas quinceañeras, que ya son unas mujeres treintañeras, sigan cantando con alegría en los banquetes y en las celebraciones. A mi me gusta mucho cantar, y hoy en día lo sigo haciendo.
Un saludo Kokrann y bienvenido, creo que es primer comentario que me dejas, y espero ver muchos mas.

Siempre es bonito recordar cosas del pasado. La memoria es nuestro mayor tesoro, y los momentos felices es algo que siempre debemos de conservar.

Un saludo Secreto.

Tere dijo...

Pues yo recuerdo que todos los que tomaban la comunion conmigo se reian de mi por que claro a mi madre se le ocurrio la idea de vestrme de rosa en vez de blanco o beig como toda la demas niñas.Yo rompi moldesy sino cuando entre en la iglesia.....parecia en aquellos tiempos un vestido de agata ruiz de la prada jajaja Bueno no era un rosa escandaloso,es bonito pero claro en esos tiempos pos como que era algo poco vistoso.Yo era el centro de atencion....me miraban las madres,las niñas,los niños......con lo timida que soy por dios.Y yo entrando por el pasillito jajaja contando que no me sabia las cosas esas que hay que rezar,yo movia la boca y punto jaja como haciendo un playback o como se escriba.

Los dias siguientes a la comunion los crios de mi barrio me decian : mira la unica que iba dando el canta de rosa. jaja se metian conmigo por mi vestido.la tonta de rosa!!!!! Que crueles.
Quizas alguna dia poga la foto en mi blog jajaja lo pensare.

Pero yo creo que lo que mas ilusion te hace de la comunion son los regalos,esta clarisimo y el convite de despues ahi con la familia,amigos ,esas empanadillas,las cocacolas y la tarta ajajaja

Yo en eso de los pecados....no se......hace tiempo que deje de creer en la iglesia.Yo creo que la gente que ya no esta conmigo aqui.

La iglesia es todo un negocio,por que si dios era pobre no entiendo esos lujazos que hay en algunas iglesias y en cierto sitio que no quiero mencionar.Y luego con la pasta que se da en las iglesias de las dan a grupos de gente los cuales hacen viajes etc.......asique la iglesia para mi ha perdido toda credibilidad.

Por asi decirlo tengo mi dios particular,la cosa esta en creer en algo,tener fe.

Anda que no me enrollo jaja

Ana dijo...

Pues no te digo que no, habra nenes que su este en el convite, regalos, ect. seamos sinceros. Yo, en mi caso (y creo que me repito), si soy creyente, soy catequista, acudo todos los Domingos a misa, canto en el coro, colaboro lo que puedo.. y bueno, soy acompañada por mi esposo y mi niño de un añito. Es cierto que la iglesia es una institución con mucho dinero, y en algunos casos con muchos lujos... pero la fe, ¿tu fe?, ¿tiene lujos o mucho dinero?.. En fin, para mi la comunión fue un acto de fe, yo iba ilusionada como ya he comentado en mi relato, y cuando comulgo, que no lo hago muy a menudo, sigo teniendo la misma ilusión.Creo en Dios, y por eso intento enseñar desde mi humildad. Cualquier religión es algo libre, quien quiere la sigue, quien quiere no, pero esta siempre hay, para quien quiera escuchar.

Por cierto, me gustaría ver tu foto vestida de Rosa, estarias de lo mas bonita del mundo..

Un beso Tere.

D´Paula dijo...

Tere no te quejes demasiado que yo, fíjate que bochorno, fui vestido de franciscano aunque de blanco. Todos los demás pues, ya sabes, lo normal, marinero y hasta con galones y yo de franciscano con mis sandalias, mi cinturón y mi caperuz colgando a las espaldas, vamos un número.
Un saludo

El Secreto Del Mundo dijo...

Otro saludo para ti :)

Ricardo Baticón dijo...

No sé... no quiero pensar mal, pero a las preguntas "¿que pasaran por sus cabecitas?, ¿que estarán pensando?", en una sociedad tan consumista como la que estamos... me temos que en lo único que pasa por sus cabezas es en la Playstation o la Wii que recibirán de regalo... vamos, en los regalos materialistas que recibirán.

Y es que es cierto q en nuestra época con un reloj y algo de dinero valía... pero ahora, yo lo veo en los cumples de mis sobris, es una competición de regalos, a ver quién hace el regalo más grande.

Ana dijo...

En fin, es todo una competición, ¿por que no?... Hoy precisamente he estado hablando con una madre de una de las niñas que hacen este año en la parroquia que estoy la comunión y me decia la chiquilla que a ella los regalos le daba igual (a saber), ella lo que queria era sentir la comunión, ¿que se siente? me preguntaba.. y yo le he contestado.. yo senti mucha emoción.. la madre sintio un cosquilleo.. ¿que sentira esa niña? .. en fin... pensemos que todos sentiran un cosquilleo y que algunos lo seguiran y otros pues lo dejaran.. un saludo.
Pd. Ricardo, en los cumples de tus sobrinos lo peor es que tu le haces un regalo y llega un amigo o algo así y le hace un regalo mas "guay y grande".. y te preguntas, joroba.. ¿que le tendria que haber regalado como su tio.. en mi caso tita que soy?.. es un flas.