viernes, 2 de mayo de 2008

Me quieres?

Te vi de lejos, entre la gente, eras una chica mas. No preste atención y seguí con mis amigos jugando a los dardos, iba ganando y eso era extraño en mi, pues soy bastante malo en ese juego.
Estabas jugando a los dardos y me quede maravillada, eras el chico mas guapo del local. Creo que mi corazón palpito a mil por hora, ¿me habría dado eso que llaman el frechazo?... desee que te acercaras. Cuando miraste por casualidad hacia donde estabamos puse mi mejor sonrisa.
Sinceramente no tenias nada que hacer conmigo, a mi siempre me han gustado las chicas diez, las que van a la ultima de estilo.
Uf!, a mi eso de arreglarme tanto pues la verdad, me cuesta. Es mas facil ir en vaqueros, camiseta y zapatillas de deporte.
Alguien me dijo que te gustaba.
Alguien me dijo que no tenia nada que hacer contigo.
Y alguien me sugirió que por qué no jugaba contigo, que porque no te pedía de salir y así te daba una alegría.
(Enfadada) ¡ Que mala pasada!
Yo al principio dije que no...
(Aliviada) Bien.
Pero al final, al final me pareció una idea divertida, ¿por que no?, seguro que no se me resite.
(Enfadada y a la misma vez despreciativa) ¡ fanfarrón!
Así que me acerque a ti.
Aquella tarde coincidimos en el café donde solía ir yo. Estaba sola, sentada en la barra tomándome un capuchino y te vi entrar, mi corazón salto, no lo podía evitar, te acercaste directamente a mi y ...
Te pregunte el nombre, iba a ser muy poco disimulado si no lo hacía así.
Y yo te lo dije, Aurora.
Y yo te dije que me llamaba Ismael.
¡Ya lo se!, se me escapo, pero no paso nada, te sentaste a mi lado y te pediste un café solo con hielo, temblaba como una hoja.
No podías articular palabra, aquello me hizo gracia.
Estaba muy cortada, hasta pensé que Dios era real y había escuchado mis plegarías.
Puse mi mejor sonrisa e intercambiamos unas palabras de calentamiento antes de irnos a dar una vuelta.
¡Es que no esperaste ni un día!.
Iba a burlarme de ti.
Y de mis sentimientos, (enfadada) ¡mal nacido!.
Nos sentamos en un banco del parque y te pedí de salir.
Me quede pálida y ....
Te desmayaste.
¡Que fuerte!, de que lo pienso, es que no me diste opción a respirar.
Me hizo mucha gracia aquello.
Mira que gracioso.
Después, cuando por fin te espabilaste me dijiste atropelladamente que te habías puesto mala y que te tenias que ir a tu casa.
Y me acompañaste, me temblaban las piernas y tuve, irremediablemente, que apoyarme en ti.
Me acuerdo, me acuerdo, cuando por fin te entraste a tu casa me partí de risa, nunca vi cosa igual.
(Enfadada) Si es que eres un espíritu burlón.
Quedamos para el siguiente día.
Esa noche llame a Luisa y le explique en pocas palabras lo que me había ocurrido, ella se quedo alucinada pues sabía tu fama para elegir a las niñas..
¿Que fama?
Que te gustan las niñas diez.
Cierto, para que lo voy a negar
Es verdad, eres un delicado para eso. Así que al siguiente día fui con mi amiga de tiendas. Me compre algo de ropa mas arregladita y también un abrigo. El libro de "El manuscrito carmesí” de Gala se quedo en el tintero.
Luego te lo regale.
Cierto, me tuve que sacrificar por ti, me puse algo mas femenina. Luisa me ayudo a maquillarme y me enseño a hacerlo correctamente, “desde ese día tendrás que echarte todo esto” me advirtió, ¡que asco!, estos potingues extraños en la cara, me veía tan extraña, pero ella me dijo que iba echa un figurín. Entré a la cafetería donde habíamos quedado, aparecí puntual, como de costumbre demasiado puntual y te tuve que esperar un rato.
Cuando te vi no lo podía creer, ¿eras la misma chica que había dejado en su casa la noche de antes?, estabas muy guapa. Vi la faceta escondida de ti, nos sentamos en una mesa y empezamos a hablar y a hablar y hablar... Casi nos cerraron la cafetería, me acompañaste a mi casa y quedamos para el siguiente día, no lo podía creer.
El que no lo podía creer era yo, era la primera vez que había estado con alguien una tarde entera sin aburrirme ni una sola vez.
Al día siguiente me arregle también a tope, pero poco a poco, a medida que fue pasando el tiempo fui suavizando los rasgos del maquillaje hasta dejar mi cara libre de todo aquello y aplicandome estas cosas en los días especiales.
Te hiciste imprescindible en mi vida, empecé a quererte sin saberlo, mas de lo que imaginaba, mas de lo que podía llegar a creer. Me enseñaste que lo fundamental en una persona es su interior y su personalidad, no su físico. Me enseñaste tantas cosas que desconocía, hablar contigo era distinto, estar contigo era como meterme en suaves nubes, contigo me sentía romántico, alegré, feliz, todo era poco para expresar mis pensamientos, todo se quedaba pequeño.
Y cuando mejor nos iba una mala víbora me llego con el cuento.
Si.
Me contó que solo estabas conmigo por un reto con los amigos, que te estabas riendo de mi, que todo lo que decías era mentira, y que como me podía imaginar que yo iba a conquistar a alguien como tu.
Pero...
Me quede alucinada, confusa, quizás alterada y bueno, pensándolo fríamente podría tener razón.
yo...
Llame a Luisa, mi amiga de siempre y se lo conté todo atolondradamente por teléfono.
ya..
Como no me entendió pues yo hablo demasiado rápido por ese chisme quede con ella..
Me...
Y me recibió en su casa, siempre ha tenido tiempo para mi.
Había...
Me escucho y se quedo muda, triste, me abrazó como una buena amiga.
enamorado...
Y por fin, por ultimo, cuando las lágrimas afloraban a las pupilas de mis ojos..
de...
Me aconsejo que te lo preguntara.
ti...
¿Me quieres?

10 comentarios:

PiLy_PrOfE dijo...

Me ha gustado muxisimo el relato...

Extensus dijo...

El cuento es muy bonito y la manera de contarlo original. Toda una historia de amor en solo un post.

La Creadora dijo...

Genial!, me he quedado muda, geniallllllllllllllll


Saludos

Tere dijo...

Madremia!!! pero que chulo jaja Es preciosa la historia de amor ainsssss

El Secreto Del Mundo dijo...

Me ha gustado mucho, si..
Precioso cuento.
Un beso

Lola dijo...

Ana!!!!

Vaya caja de sorpresas eres. Está muy bien escrito y es muy emocionante...ay! estas sensaciones del enamoramiento...qué fuertes son, y qué bien las has plasmado.
Buen guiño hacia El manuscrito carmesí de Gala. Me encanta.

Un abrazo

Ana dijo...

Este relato lo escribi ya hace algunos años, y lo encontre el otro día en un disquet. Tengo varios mas, y quizás me anime y los vaya poniendo de vez en cuando. Incluso quien sabe, tengo un mini-libro, a lo mejor lo voy entrando.
Mucha gracias por vuestros comentarios... pensaba que no iba a tener tanto exito.. ejejej!!!!
Un abrazo y un besazo a todos!!

Ricardo Baticón dijo...

Bueno, bueno qué romántico... y chulo. Un gran relato. Enhorabuena Ana!

Ricardo Baticón dijo...

...ah... y sobre todo original (y combinando colores para distinguir bien los sexos), genial.

Ana dijo...

Rosa ella, Azul es.. un poco tipico, ¿verdad? .. en fin, me alegra que te haya gustado.
Un beso.