lunes, 6 de octubre de 2008

Por Siempre alli.

Y siguiendo la misma trayectoria, también os voy a dejar a continuación el sexto capitulo de "por siempre allí"... espero que lo disfrutéis!


CAPITULO VI

El tercer día de curso fue bastante interesante. Llegaron al apartamento y después de comer y quitar la mesa cada una se sentó en un sillón.
- Bueno Ana, esta tarde vas a sal...
- No, voy a repasar y..
- Oye, no me fastidies y déjame acabar la frase, ¿vale?.- su tono era algo enfadado.
- ¿Qué pasa?.- dijo Ana desconcertada.
- Que esta tarde no he quedado con Víctor para estar toda la tarde contigo. Saldremos, te enseñare cosas y veremos tiendas, tu y yo.. las dos solas.
Ana se quedo muda, no sabía si algo decepcionada o alegrarse por la decisión de su amiga..
- Ana, ¿es que no te gusta la idea?
- Si, si..
- Pues no lo dices muy convencida, la verdad.
- Es por otra cosa, en serio, me alegra mucho que seas tan guay y tan buena amiga y renuncies a estar una tarde con Víctor para pasarla conmigo.
- Tu lo hubieses hecho por mi, seguro.
- Seguro.
- Pues venga, vamos a tomar un café y después a ver cosas.
Salieron a la calle y fueron a una cafetería cercana. Paula hablaba y hablaba y Ana le pesaban los pies y no podía olvidar que esa tarde le daría plantón a Rodrigo.. pero al fin y al cabo, ¿qué mas daba?, lo había conocido dos días antes, ¿cómo podía estar su corazón latiendo así por él?.. y mas después de..
- Ana, mira que vestidos mas chulos, vamos a entrar a verlos.
Ana volvió a la realidad y la verdad es que en esa tienda había cosas muy bonitas. Paula estuvo probándose cosas y al final se compro unas cuantas, Ana miraba distraída los trajes cuando se quedo prendada.. allí había un vestido que..
- Que bonito, ¿por qué no te lo pruebas?
- No me lo voy a comprar, Paula.
- Bueno, ¿y que mas da?
Ana lo reflexiono, ¿que mas daba?, no la conocían mucho al fin y al cabo. Cogió el vestido y se lo probo, parecía echo para ella, le sentaba muy bien e incluso creyó verse guapa en el espejo.
- Estas monisima, chica.
- Si, pero no, no me lo puedo comprar.
Se lo quito con pena y se lo devolvió al comerciante.
- Vamos, vamos a seguir viendo cosas.
Paula no sabía que le pasaba a su amiga con precisión. Estaba triste y por una parte comprendía que podría ser por lo que le paso, pero por otra parte.. debía de superarlo..
- Ana, ¿vamos a tomarnos algo?.
- Vale.
Entraron en un bar y se pidieron unos refrescos.
- Vamos a ver, ¿qué te pasa?
- Nada.
- Sabes, crees que no me he dado cuenta, pero, se que no te has enterado de nada de lo que te he contado esta tarde.
- ¡Que observadora!
- Mira, desde que llegamos no has salido para nada.. solo para ir al cursillo y ayer para comprar esas flores. Hoy decido pasar la tarde contigo y me ignoras completamente. Yo comprendo que estas algo pocha por aquello que paso, pero tía, todos hemos tenido malos tragos en la vida y los hemos superado, tienes que afrontar lo tuyo, no puedes estar toda tu vida hecha un pañito de lágrimas.
- Muy bien, ¿has terminado tu sermón?
- Pues no, mi sermón lo terminare cuando te vea feliz, eso.
- Paula.. ¿tu que harías si.. – no, no podía contárselo, querría conocerlo y algo en su interior le decía que tenía que esperar que él quisiese conocer a los demás.- ...si..
- ¿si que?
- ...si Alex me propusiese algo mas?
- Pues aceptar, dicen que un clavo saca a otro..
- Pero es que a mi como que no me gusta mucho, y estoy preocupada en hacerle daño, yo..
- Tía, ¿eso es lo que te pasa?, ¿esa es tu preocupación aparte de la otra?
- A mi Alex.. como que no.
- Mira, Alex es un buen chaval y la verdad, físicamente, no esta mal, si no te gusta al menos pues le puedes tratar como amigo y si llega ese momento le dices lo que sientes y en paz.. aunque yo aceptaría, ¿sabes?..
- ¡Pero Paula!
- ..Si no me gustase tanto mi Víctor, claro.
- Menos mal, creía...
- Chica, no seas tan mal pensada, o sea.- lo dijo en tono “super-ultra mega-pijo” y Ana empezó a reír.
- Así me gusta, que te lo pases bien muchacha.
- Pues sigamos con las compras, entonces, que tu parece que vas a desbordar las tiendas.
- Va, no he comprado tanto.
- No, gracias a Dios, no has comprado tanto.
Salieron del bar y siguieron recorriendo establecimientos donde Paula siguió adquiriendo algunas cosas más. Después fueron a la playa. El gran azul se extendía a la lejanía y se perdía en el horizonte, Ana se sentó en la arena y Paula se sentó a su lado.
- Es bonito, ¿verdad?
- Si, ya te vale, que me dejaste ayer sola con los dos por no tener bañador, “so ser”.
- Te podrás quejar, tu con dos hombres.- dijo Ana sonriendo y en tono sarcástico.
- A mi con uno me sobra...
- Uh, muy enamoradilla te veo, chiquilla.
- Mas de lo que acostumbro, es que mi niño es un solete, ¿sabes?
- Si, se le ve muy buena persona.
- Ana, ojalá encuentres tu uno así.
Ana miró a su amiga que le chispeaban los ojos. Miro al mar y la cara de Rodrigo se le vino a la mente, su sonrisa, su profunda mirada, su voz.. y sintió pena pues se había quedado esperando ese día.
- Oye, ¿quieres ir al castillo?.- Ana le palpito el corazón a mil por hora.- No se puede ver por dentro pero es muy bonito por fuera.
- ¿Tu has ido?
- Si, el lunes me llevo Víctor.
- Bueno, vamos.
Ana sintió resurgir una pequeña esperanza, quizás lo viera, quizás estaba aún allí esperando.. a lo mejor se lo podría presentar a Paula. Se encaminaron para el castillo y llegaron al famoso camino que Ana tan bien conocía, pero no había nadie. Ana miraba atentamente de un lado a otro y no se veía un alma. Llegaron al castillo y Paula le fue explicando lo que ya anteriormente le había explicado Rodrigo. Estuvo de nuevo observando con detenimiento la fachada, las afueras, los rosales y se eclipso ante la extraña rosa roja aterciopelada con los bordes oscurecidos.. esa que estaba en su habitación, esa que había llegado allí a través de las alas del amor..
- Son muy hermosas, ¿verdad?.- le comento Paula.
- Si, muy bonitas.
Al volver se fue distraidamente fijando en las ranuras de las piedras a ver si divisaba alguna flor de la que le diera el día de antes Rodrigo. Paseaban en silencio, Paula observaba a su amiga y no sabía si pensar si su comportamiento era un poco extraño. Ana se paro y se agacho llena de alegría, cogió algo y se lo dio a su compañera.
- Toma, crecen en las ranuras de las piedras y son difíciles de encontrar.
- ¿Y tu como sabes eso?.- pregunto Paula mientras cogía la flor que le ofrecía su amiga.
- Pues por qué lo leí en un libro muy interesante sobre plantas y flores.
- Seguro que si, siempre estas leyendo.
Ana sonrió, tenía recursos para todo.. su amiga seguro que se lo había creído al dedillo. Cuando llegaron a la entrada del camino Ana se paro otra vez, respiro hondo y se dio la vuelta.
- Es bonita la vista desde aquí, ¿verdad?
Paula se arrodeo con su amiga y observo el paisaje.
- Si, no me había fijado, aquel día no nos detuvimos, pasamos de largo y..- observo a Ana.- ¿tu has venido ya aquí, Ana?
- No, me fije al llegar y ahora pues lo quería ver otra vez.
- Me da la impresión que te has fijado demasiado bien en las cosas, y no se por qué.
Ana no contesto, su corazón estaba triste por qué no lo había visto.. quizás se había cansado de esperar, quizás ya no la volvería a esperar nunca mas.
- ¿Nos vamos?
- Si, que me quiero duchar y ponerme algo de lo que me he comprado para salir esta noche.. y un consejo, deberías de haberte comprado aquel vestido, te sentaba canela.
- Mira, yo no tengo tantas pelas.
- Bueno, bueno.. pero me lo podías haber pedido prestado, ¿no?
- No me gusta pedir prestado.
- Si, ya, ya lo se.
- Pues eso.
Cruzaron la calle y antes de torcer la esquina Ana miro rápidamente para atrás, su corazón se hundió, no había nadie.

8 comentarios:

d´paula dijo...

Este capítulo demuestra lo que yo voy intuyendo, pero prefiero no adelantar acontecimientos. Sabia manera de llevar al lector a ciertas conclusiones, creo que evidentes. Espero el siguiente.
Un beso

kokrann dijo...

Yo creo que esa noche a Ana le costará conciliar el sueño...Pobre Rodrigo, también. Me lo imagino esperando...(. Espero el próximo encuentro entre ambos...

Un beso Ana.

Solcito dijo...

A medida que voy leyendo los capítulos voy sacando ciertas conclusiones... Así que espero los próximos para saber si son acertadas o no...
Buena forma de atrapar a los lectores!! jeje

Besos!!

Ana dijo...

Conclusiones evidentes.. o no... aun queda mucho por saber y contar.. en esta semana os desvelare algo mas.. claro que si!
Un beso D'Paula!
-------------

Espero que no tengas que esperar mucho... algo se hara..
Un beso Kokrann!
-----------

CAda uno saca sus conclusiones.. ¿? Seran las acertadas!!?.. en fin, se seguira desvelando el tema Solcito!
Un beso!

Extensus dijo...

Muy interesante. Espero el próximo capítulo. 1 beso.

Ana dijo...

Pues si puede ser para mañana!
Un beso para ti tambien Extensus!

RICARDO BATICÓN dijo...

Sí que está interesante sí... ya estamos esperando el próximo capítulo de Ana... y Rodrigo.

Saludos!

Ana dijo...

Pues nada... si Dios quiere lo dejo ya hoy.. y es que el resfriado me aprieta y me deja.. me aprieta y me deja.. y así voy.. como un subi-baja!
Un beso Ricardo!