martes, 30 de marzo de 2010

Procesiones

Martes Santo, aun queda tanto por hacer, tanto por decir. Las procesiones se suceden en las calles y yo, que soy de las que ni les va ni les viene, este año ya me he visto dos a falta de una. La primera la de "la borriquita", que es el Domingo por la mañana. La segunda una que sale el Domingo por la tarde, y que la verdad, no se ni que Cristo es. Tengo que ser sincera, yo no estoy muy puesta en esto de las cofradias y demás, pero este año a las dos procesiones he llevado a mi hijo. La niña la lleve por la mañana y observo la misma con curiosidad, no se asusto con los tambores y se lo paso bien. A mi mayor la he llevado a las dos. La primera era para él mas familiar, pues "la borriquita" la ha visto mas veces al estar en una iglesia cercana a casa. La segunda lo lleve a que la viera salir y llegamos cuando abrían las puertas de la iglesia. Como había tanta gente lo subí en mis hombros para que la viera.
Comprendi en esos momentos con él lo que disfruta viéndolas, aplaude cuando oye a la gente aplaudir, va con el compás de la música con una sonrisa angelical en el rostro, le gusta, eso es lo que importa.
Este año las procesiones que no salgan tarde y lo pueda llevar así lo haré, pues su rostro de felicidad lo merece todo.
Feliz Semana Santa.... de nuevo.

4 comentarios:

noeli dijo...

yo recuerdo ir de pequeña con mis padres, y la verdad que me encantaban y las disfrutaba :) y ahora a algunas de año en año también, la que mas me llega es la del silencio.., me encanta tu post y tu forma de contar estas cosas anita, un beso enrome guapa , muaaaa

Ana dijo...

Es bonito ver como disfrutan los enanos de las procesiones. Luego guardas un sabor dulce de todo eso.
Besos!

Ricardo Baticón dijo...

Hola Ana!
pues ya estamos aquí, de vuelta de las vacaciones de S. Santa, con las pilas recargadas un poco... Un placer como siempre leer tus últimos posts, pero me queda alguno por leer que lo voy a hacer ahora mismo. Saludos!

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Ana!
"Puegeso" se pasa como se puede o debe, y ya está...

Saludos de J.M. Ojeda