martes, 4 de noviembre de 2008

Por Siempre allí

Bueno, pues nada, despues de tanto tiempo, hemos llegado al último capitulo.. espero que lo disfruteis.. y que cada uno saque sus conclusiones...


CAPITULO XVI

Ella, como había estado planeando todo ese tiempo se marcho galopando para el punto donde habían quedado el día anterior. Era decisivo, estaba nerviosa de todo lo que hacía pero sabía que era su única escapatoria.
Rodrigo los oyó y su corazón empezó a latirle precipitadamente, era como le habían explicado en el día de antes. Se metieron en un sendero, las distancias se iban acortando. Ella noto un tirón que casi la hizo caer, lo que hizo que perdieran velocidad. El paro el caballo y se dio la vuelta, sus tres perseguidores le dieron alcance.
Ana nerviosa esperaba el momento de intervenir.
El se encaro con sus adversarios.
- ¿Por qué me seguís? – le preguntó malhumorado y nervioso.
- ¿Adonde pensabas ir con mi hija? – pregunto el rey enfadado.
- ¿Con su hija?.. yo.. a ninguna parte, mi señor.
- ¡Mentís!.. entonces, ¿quien es la dama que lleváis con vos?
- Es Rosaura, mi prometida.
- ¿Rosaura?..- el rey se acerco mejor y la chica tenia el rostro tapado por una gran capucha.
- Si eso es verdad, descubrid vuestro rostro ante el rey..
La chica echo la capucha para atrás y guardo silencio, el rey la observo bien.
- No os conozco, muchacha.
- Es de una aldea cercana, ha estado unos días en mi casa y ahora la llevo a la suya, por eso salí temprano.
El rey miro a los dos caballeros.
- Yo vi a su hija salir esta mañana galopando a gran velocidad.. y en sus aposentos no estaba.. la yaya no sabía nada, por eso os alerte.
Ana supo que era el momento.
- Buen día, padre, caballeros..
Todos la miraron.
- ¿Dónde has estado?
- He estado cabalgando, bien sabéis lo que me gusta aprovechar las primeras horas del día.. – miro a Rodrigo y a su acompañante.- Rodrigo, ¿ya lleváis a Rosaura a su casa?
- Si, mi princesa.
- Rosaura, que sepáis que os lleváis un gran tesoro.. siempre ha sido mi mejor lacayo, pero darás las circunstancias se que es conveniente que se vaya, lo echare mucho de menos.- sonrió.- recibid mis bendiciones.
- Gracias, mi princesa.- contesto Rodrigo presto.
- Continuad pues vuestro camino hacía la felicidad.
- Espero que vos seáis también muy feliz, mi princesa.- dijo ella dulcemente.
- Pues que Dios os acompañe.
Los dos se marcharon cabalgando a gran velocidad, deseaban alejarse lo máximo posible para alcanzar a la princesa y proseguir sus caminos juntos. Ana guardo silencio hasta que los perdió de vista y entonces hablo.
- Padre, decidme, ¿qué es lo que os trae por aquí?
- Lo mismo que a vos, mi princesa, un paseo para disfrutar de las primeras horas del día.- se adelanto a decir Ventura.
- Caballero, a vos no le he dirigido la palabra, ¿cómo osáis interceder mi conversación con mi progenitor?
- Perdonad princesa.
- Bien, pero que no se repita tal irreverencia. Vuelvo al castillo, que disfrutéis de la galopada.
- Esperad hija, volvemos todos, creó que aquí no tenemos mucho que hacer.
Ana por una parte se sintió aliviada pues sabía que de esa manera les daría bastante tiempo para escapar. Por otra parte se empezó a preocupar pues no sabía cuanto tiempo le quedaría de hechizo a Rodrigo, el cual no lo veía por ninguna parte.

Rodrigo noto que empezaba a hacerse más pesado, eso significaba que pronto dejaría su invisibilidad para volver a ser visible. Tenía que localizar a Ana y a Paula, juntarlas y devolverlas a su época, si volvía al cuerpo de su otro yo sería imposible hacer algo así.

Ana entró en el aposento, estaba desesperada. Su yaya entró.
- No pudisteis escapar mi niña, que gran desgracia.. el trovador os espera.
- Yaya, decid al trovador que espere un rato, quiero recuperarme, ya os avisare para que pase.
- Comprendo.
Vio como el ama salía y llamo a Rodrigo con todas sus fuerzas, este llego en segundos.
- Princesa, no hay tiempo que perder.- le dio las manos y estaban un poco calientes.
Cerraron los ojos y se desplazaron hasta el lugar donde habían acordado. Aún no habían llegado ninguno de los tres.
- Hay que trasladarse.. es nuestra única salvación.- decidió Ana.
Se cogieron de la mano y Rodrigo cada vez estaba mas caliente.. en el segundo traslado tardó un poco mas. El caballo paro en seco cuando vio dos figuras surgir de la nada y relincho.
- Paula, rápido. – gritó Ana.
Esta descendió del caballo y se cogió de las manos de su amiga.. vio a Rodrigo.. Rodrigo las miro y se evaporo ante sus ojos, al mirar al otro lado vieron como el mismo les sonreía desde el caballo y como mentalmente les daba las gracias a las dos.. luego el paisaje cambió en segundos.. estaban al principio del camino... todo le dio vueltas.
- Ana, Ana.. - La voz de Paula la oyó a la lejanía..

Continuara??

8 comentarios:

Gorky dijo...

Jaja, te estaba diciendo hace un momento que siguieras la novela y ya la estabas colgando.

Besos

Alatriste dijo...

¡Hola Anita!, vine a ponerme al día con tu historia, así que ya está funcionando la impresora. Je, je, je. Gracias por tus ánimos y por estar ahí. Eres un encanto. Besos y cuídate mucho. Hasta pronto.

Gorky dijo...

Joé, Ana. Como que ¿continuará?. Si te parece me dejas de esta manera. Pero si esto tiene un final más abierto que el Atlántico.

Suplico un capítulo más para dejar a mi espiritu en tranquilidad. Por Dios! pobre Ana. Otórgale un premio a esa desdichada y devuélvele su amor.

Mil besos.

kokrann dijo...

Seguro que el Rey se habrá preguntado que hacía alli una chica con capucha. Es normal que sospechase.

¿No sabes si continuará mmmm? Un buena idea sería enlazar toda tu historia en pdf para que quien quisiera se la pudiese imprimir entera...

un abrazo.

Ana dijo...

Ya ves Gorky, es que mientras estoy haciendo cosas por otro lado me van dejando comentarios.. aqui la tienes.
Es buena la Anita, se sacrifica por su amigo y darle un final feliz y ella... ¿se queda así?.. ya veremos a ver!! :)
Un Beso Gorky
--------------------

Alatriste, pues espero que te sigas pasando de vez en cuando. Ya sabes que voy dejando otras cositas, como música, otros relatitos, reflexiones... ect.
Siempre es una alegría verte por aqui.
Un beso!
------------------

¿En pdf?.. es que no se como se hace eso, para algunas cosas soy un poco torpe... si me lo explicas lo mismo me animo y lo hago.
Un beso Kokrann!!

Pd. ¿Tu sospechas que hay algo más?

Solcito dijo...

Tiene que continuar..!! jeje...

Pobre Ana, un final demasiado abierto..

Besos.

RICARDO BATICÓN dijo...

Estoy con Gorky... tiene que continuar!... sí que es un final muy abierto!--- Muy currado, Ana... oye, tienes que ver algo con la protagonista? (ja, ja)

Un saludo!

Ana dijo...

Bueno... algo me dice que no todo termina aquí..
Un beso Solcito.
--------------

En que me gustan mucho los caballos y me encantan los delfines.. tambien se tocar la guitarra un poco y no canto mal, y para finalizar decirte que me gusta muchos los cantautores que Ana dice.. por lo demás nada.. todo es ficticio.
Un beso Ricardo!