miércoles, 19 de noviembre de 2008

Por siempre alli - 2ª Parte

CAPITULO IV

- ¿Tu sabes lo que me estas contando?
- Si.
- ¿Y pretendes que me crea todo eso?
El afirmó con la cabeza. La princesa se levantó nerviosa y dio varias vueltas por la estancia.
- Dime que todo ha sido una invención.. que has sido una historia que se te has ocurrido en un delirio.. dime algo así.
- Todo lo que te contado es verdad. Tu sabes que yo nunca te he engañado.. – dudo un momento.- y ahora, aunque me duela, tengo que decirte de nuevo la verdad.
- Y he de suponer que yo conocí a tal dama para poder escapar.- se sentó en la cama.- pero es imposible – busco en sus recuerdos y no salía nadie como quien describía su amado.- Nos vimos en el río, hablamos levemente y salimos a la huida llegando a esta posada para descansar. – dudo – hoy tenemos que continuar para salir del reino, para que mi padre..
- ¿No lo comprendes?.. estamos cambiando la historia, y no se como puede acabar esto... para ti ha sido solo un día, para mi han sido siglos y otros acontecimientos.. otras historias.. y una que ya no me ata a ti.. me ata a otra persona.. – la miró intensamente y lleno de tristeza.- te mentiría si te dijese otra cosa.. y tu sabes que yo nunca te he mentido.
- Me estas condenando a una vida sin ti.. – dijo casi sin voz.- a una vida con un violento que tu mismo me has descrito, un infame, un despreciable ser que mi padre ha elegido para mi.. ¿eso es lo que quieres ?
- En verdad que tu padre no eligió al pretendiente mas indicado.. pero.. no hay otro remedio.
La princesa empezó a llorar acongojada. Rodrigo la quiso abrazar y ella se aparto bruscamente. Lo miro lleno de odio y le grito.
- ¡Vete... vete.. déjame sola!..
Rodrigo noto que algo se desgarraba en su interior... pues a la princesa la quería como a una hermana y sabía que le había destrozado el corazón. Salió de la habitación y noto la siniestra vigilancia que había en el bosque. ¿Por qué no los habían querido detener aún?. El sabía que estaban allí, estaba seguro de que ellos tenían el mismo presentimiento sobre ellos.. entonces.. ¿por qué tanta espera?.. no lo llegaba a comprender. La angustia le comía por dentro, no lo dejaba pensar con mayor claridad.. de pronto se dio cuenta, eso era lo que buscaban. Que la mente estuviese obtusa para poder darle el toque de gracia, pero no lo iban a conseguir, no.. eso no era lo que pretendía. Debían de trazar un plan, huir de una manera que les pudiesen sacar ventaja. Entró de nuevo a la habitación y la princesa lloraba desconsolada tumbada en la cama. Rodrigo se acerco y se sentó a su lado, en silencio. Ella aún tardo un rato en detener el llanto y sin mirarlo se fue al otro lado del lecho.
- Ya ha visto llorar a tu princesa, ahora dime lo que deseas.
- Tenemos que escapar antes de que salga el sol. Quizás en la oscuridad tengamos una oportunidad de salir desapercibidos.
- ¿Escapar?.. ¿para que?.. ¿hacia donde?.. ¿que sentido tiene ya?
- Si vuestro padre, el rey, os coge..
- ¿Realmente os interesa lo que pueda sucederme?.. vos mismo me lo habéis dicha ya, cumpliré mi destino con valentía, y si tenéis que convertiros en fantasma inmortal.. pues será por qué os lo tenéis merecido.
- Me horroriza oír esas palabras de vos, mi princesa.
- A mi me ha horrorizado las mentiras que me habéis contado .- grito sumida en cólera.
- No son mentiras, todo lo que os he dicho es verdad.. se me rompe el corazón de..
- Yo lo tengo roto desde que me dijisteis que no sentís nada por mi..
- Y yo desde que rehusasteis creer en mi palabra.
Se hizo un largo silencio, tenso, lleno de dolor. Un silencio que fue roto de nuevo por Rodrigo.
- Princesa, creó que el mago esta de nuestra parte por alguna razón. Creo que desea darnos una oportunidad, a que cambien las cosas, a que.. – sus pensamientos se hicieron claros como la luz del día.- debemos de ir hacia el norte, hacía el reino de la orden de Lope.
- ¿Por qué?
- El mago siempre me decía que vos deberíais de haber contraído matrimonio con el hijo de ese rey, y no con el patán con el que vuestro padre os comprometió. El reino de Lope es mas extenso, esa unión hubiese sido doblemente beneficiosa.
- Para mi será igual de doloroso.
Rodrigo se acerco hasta la princesa y la miró directamente a los ojos.
- ¿Confiáis en mi? .- ella rehusó aquellos ojos.- Siempre he sido vuestro mas fiel lacayo.. ¿confiáis? .- le volvió a preguntar.
Ella no contesto pero con su gesto hizo que Rodrigo sonriera. Pues entonces debéis de hacer lo que os diga.
La princesa se seco las lagrimas que aún resbalaban por sus mejillas y asintió en silencio.
- Pues vamos, debemos de partir ya.
- Aún es de noche.
- La noche nos ayudara a escapar.
Ella se encogió de hombros y se levantó dispuesta a irse.

5 comentarios:

d´paula dijo...

Para míq eu rodrigo está un poco obsesionado. Bueno es normal, para poder estar con Ana deberán de producirse los acontecimientos tal y como pasaron. No se, quizá no, quizá solo quiera, a toda costa, ponerse en contacto con el mago. Pero.... ¿Que papel quiere que desempeñe la Princesa....?. Seguiremos fieles a la lectura.
Un beso

Alatriste dijo...

¡Biennnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn!
Una nueva parte que imprimir.
Je, je, je.
Tu historia va de lujo, amiga.
Me gusta un montón.
Muchos besos.

RICARDO BATICÓN dijo...

Hola Ana,

me acabé el capítulo III y este me le reservo para cuando tenga un ratillo. Un saludo!

Ana dijo...

No creo que Rodrigo este obsesionado.. creo que esta mas bien preocupado por el futuro incierto que le espera al cambiar los acontecimientos.. y sobre todo, por el futuro que pueda tener la princesa.. pues desde luego no desea que pase lo que ya ha visto en su otra trayectoria.. pero no voy a desvelar nada.. habra que seguir leyendo para ver si hay una buena solución..:)
Un beso D'Paula!
----------------------------

Gracias por tus palabras.. espero que no decaiga y siga la cosa bien!
Un beso Alatriste!
---------------------

Nada, tranquilo.. cuando puedas le das una lecturita.. yo seguire poniendo capitulos para que se vaya desenredando un poco mas la madeja.. :)
Un beso Ricardo!

kokrann dijo...

Me encanta lo servil que es Rodrigo ante su Princesa. La pobre, pese a todo, lo está pasando algo mal y está algo desconcertada. Debe de estar haciendo un esfuerzo enorme al seguirle después de todo lo que éste le ha dicho.

Un abrazo Ana.